Abrió una nueva casa de cambio en la ciudad y Posadas vuelve a tener opciones para comprar divisas.

Abrió una nueva casa de cambio en la ciudad y Posadas vuelve a tener opciones para comprar divisas.

El jueves de la semana pasada comenzó a operar en Posadas la casa de cambios Dos Arroyos, ubicada en la calle San Martín entre Félix de Azara y Buenos Aires (a metros de la Rosadita) con una propuesta novedosa que combina tecnología, calidad de atención, buenas cotizaciones y agentes en la calle.

De esta forma, la capital misionera vuelve a contar con una alternativa a la hora de comprar o vender divisas -en especial dólares y reales-, a la tradicional Mazza Hermanos, que desde el cierre de Libres Cambios operaba como la única casa de cambio de la ciudad.

Es una gran noticia para una plaza como la posadeña, que por el intenso movimiento fronterizo es un mercado fuerte para el negocio de cambios minorista, con una gran demanda de dólares apuntalada por las compras de paraguayos. Pero también -sobre todo en esta época del año-, con una fuerte demanda de reales brasileños de parte de los misioneros que planean pasar sus vacaciones en Brasil.

Ahora, Dos Arroyos y la tradicional Mazza Hermanos –situadas a 200 metros una de la otra- constituirán una oferta más acorde al tamaño del mercado cambiario local, donde también operan los bancos, aunque estos ofrecen divisas en forma más restringida (solo a clientes y contra acreditaciones en cuentas en moneda extranjera).

Dos Arroyos es propiedad de una familia misionera que viene del sector financiero y la asesoría contable a empresas.

El nombre es un homenaje a sus antepasados españoles e italianos, que se radicaron hacia 1920 en la localidad de Dos Arroyos, ubicada al costado de la ruta 4, entre Alem y San Javier.

“Llegaban caminando desde San Javier, luego de un periplo desde Europa, Buenos Aires, Apostoles y luego se tomaban una diligencia hasta San Javier. Un viaje de aproximadamente 45 días, tormentoso, pero con muchos sueños. Les entregaban tierras con el compromiso de cultivarlas: pero fueron años muy duros, y esa zona, como muchas otras, recibían las visitas de la mayor plaga de la época: las langostas, que devoraban lo que encontraban a su paso”, comentaron a Economis sus responsables.

Por la destrucción de las langostas, parte de la familia (mallorquines) regresaron a Buenos Aires, lo que les abrió la posibilidad a los descendientes a que estudien en la Capital Federal.

Reafirmando una vez más que toda crisis es también una oportunidad, hoy el logo de la flamante empresa cambiaria tiene una langosta. “Como un recordatorio de que cualquier obstáculo, puede ser superado, y abre nuevas posibilidades, muchas veces inimaginables”, comentaron en la nueva firma.

El moderno local de Dos Arroyos cuenta con toda la tecnología y la comodidad para brindar la mejor calidad de atención, empezando por lo necesario para evitar las largas colas. Con un sistema de turnos automáticos, cinco cajas protegidas con mamparas de seguridad (tipo bancos) y sillas, cuenta con toda la tecnología para evitar las largas esperas de parado, prometen sus responsables.

De todas formas, habrá que ver en unos días más cuando arranque la demanda fuerte de fin de año como funcionan estas comodidades.

Una de las principales apuestas de Dos Arroyos es la de contar con agentes en la calle, a partir de una reciente resolución del Banco Central que habilita a las casas de cambio a contar con vendedores que pueden salir a buscar a los clientes. Algo así como una suerte de “arbolitos”, pero legalizados por la propia autoridad cambiaria (el BCRA), que son agentes/vendedores vinculados a una casa de cambios en particular.

En diálogo con Economis, los responsables de esta nueva firma señalaron que “nuestro objetivo es brindar la mejor calidad de atención y el mejor precio por las divisas”.

Dos Arroyos tiene un horario de 6 a 22 de lunes a viernes, sabados desde las 7 hasta las 21, y domingos y feriados desde las 9 hasta las 18 horas. Cuenta con pizarras donde se exhiben las cotizaciones.

Este lunes a media mañana. Dos Arroyos tenía cotizaciones para el dólar de $18,10 para la compra y $18,30 para la venta (lo que paga el cliente por adquirir moneda norteamericana). En tanto, Mazza pagaba $17,60 por cada dólar y lo vendía a $18,30. Como en tantas otras cuestiones de la economía doméstica, será cuestión de caminar y comparar precios para el ahorrista, que ahora tiene nuevamente esa posibilidad.

Fuente: http://www.economis.com.ar/abrio-una-nueva-casa-de-cambio-en-la-ciudad-y-posadas-vuelve-a-tener-opciones-para-comprar-divisas/